viernes, 28 de mayo de 2010

Región Pampeana (música)

La Región Pampeana recibe para su conformación el aporte de dos corrientes musicales diferentes:

una andina (con epicentro en Lima, Perú) que llega en forma directa a través de Cuyo

y más indirectamente con los hacheros de Santiago del Estero y la otra que corre a lo largo

del Atlántico (desde Río de Janeiro, Brasil, hasta principios del siglo XIX y de ahí en

más desde Buenos Aires). Es ésta la que más influyó en la región. Por Cuyo y Tucumán

ingresarán las danzas llamadas picarescas. Pero a partir de 1810 en el área pampeana se comienza

a sentir la influencia de Buenos Aires con bailes de tipo Minuet y luego llegarán las Contradanzas.

Más tarde el Vals, danza de pareja enlazada y la Polca, la Mazurca, el Chotis y otras. La Milonga

y por último el tango, se incorporará también a los gustos locales.


El Triunfo y la Huella estuvieron vigentes hasta 1930-40. Pero antes habían caído en desuso,

o sólo las bailaban los mayores, el Pollito, el Remedio, la Refalosa, la Firmeza,

el Escondido, los Amores y el Sombrerito. Hasta los años ’70 en el campo se bailaban

los bailes de a dos como el Gato, en sus variedades Polqueado y Encadenado y,

en especial en la zona norte, también la Chacarera. Para la misma década aún

se encontraban en los bailes de campo el Vals -valse o valseado-, la Polca,

la Mazurca -bajo el nombre de Ranchera- junto a otras danzas no folklóricas

como el Corrido, Pasodoble o la Milonga.


El malambo presenta en esta región características diferenciales. El estilo y la milonga

son las canciones o especies líricas de La Pampa.



El folklore literario es muy rico y variado, haciéndose presente a través de leyendas

de creencia, cuentos, refranes, relaciones, etc. Aquí se destaca la figura del payador,

poeta repentista que demuestra su creatividad con el contrapunto, o la payada individual.


La cifra fue la especie preferida de los payadores hasta principios del siglo XX cuando

comenzó a reemplazarse por la milonga.



La payada constituye un género plenamente vigente y en algunos lugares

perdura aún la serenata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada